miércoles, 2 de marzo de 2011

Y ya estamos en el ecuador de la semana.

Hoy el despertador ha sonado antes de lo previsto o eso me ha parecido a mí. Será que también se va notando el paso de los días en nuestros cuerpos. Los chicos tienen pilas “duracell”, y duran y duran y duran. No se cansan de hacer cosas, y eso está bien, pues cuando llega la noche, duermen como troncos. A las me doy el último paseo por los pasillos de mi planta, y no se oye nada excepto la respiración algo fuerte (¡Cómo roncan algunos! J) en algunas habitaciones.
El día amaneció nublado, pero como el tiempo está loco, sobre las horas se ha abierto y ha vuelto a salir el astro rey (SOL).
Por la mañana la nieve estaba estupenda, pero había poca luz, con lo que teníamos que tener cuidado en las bajadas. Después de comer, estuvo perfecto, y cuando mejor nos lo estábamos pasando, como todo lo bueno siempre se acaba. Tocaba devolver el material, momento que aproveché para sacar una instantánea de todos los alumnos (si se me ha colado alguno, ruego me perdonéis).
También mencionar que hoy hemos recibido la visita del “Gran Jefe”. Los profesores nos hemos afeitado y puesto nuestras mejores galas, para el recibimiento. La alfombra roja se nos olvidó en Zaragoza (la próxima vez será).
Hoy no hemos tenido ningún percance, y estamos todos OK. La enfermería la tenemos vacía, y esperemos seguir así hasta el Viernes.
Paloma está ensayando una coreografía, con algunas alumnas, para la fiesta del Jueves en la discoteca, antes de la entrega de diplomas y trofeos. Os prometo hacer un buen reportaje de ello.
Sin nada más reseñable que contaros me despido hasta mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada